viernes, 29 de marzo de 2013

TORRIJAS



Las torrijas son un postre típico de Semana Santa, parece ser que se comían estos días debido al ayuno. No podemos olvidar que son muy calóricas, pan, leche, azúcar… por lo que sustituían a las calorías que aportaba la carne. La verdad es que engordan pero .... están tan buenas.
Yo las hago como se las he visto hacer a mi madre siempre, son las clásicas, no tienen ninguna singularidad, sólo hay que tener un poco de paciencia y utilizar buenos ingredientes.


Ingredientes:

  • 4 rebanadas de un buen pan (del día anterior mejor).
  • ½ litro de leche.
  • 1 cucharada sopera de azúcar.
  • 1 rama de canela.
  • La piel de un limón.
  • 1 huevo.
  • Azúcar y canela en polvo para rebozar (dos cucharadas de azúcar y ½ de canela)
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).

Preparación:

En un cazo se coloca la leche, el azúcar, la peladura del limón y la rama de canela y se pone al fuego hasta que hierva. En este momento se separa del fuego y se deja infusionar la leche para que adquiera todos los sabores.
Una vez que este templada la leche, se empapa el pan en la leche, cuanto más mojado este el pan, mas buena estarán las torrijas. Para poder manejar el pan empapado en leche sin que se nos rompa, una vez que está muy empapado yo lo meto al congelador durante una hora (más o menos), esto hace que sin que se queden congeladas cojan una consistencia suficiente para poder manipularlas fácilmente.

En un bol amplio se bate un huevo y se le pone un poquito de azúcar, se reboza el pan  en el huevo con azúcar y a una sartén con abundante AOVE (la temperatura del aceite debe de ser media alta, lo suficiente para que se frían sin que se quemen). Se les da la vuelta, se dejan un par de minutos más y las sacamos a una fuente sobre papel absorbente. Dejamos que se enfríen un poquito y se rebozan en el azúcar mezclado con canela.
Se pueden comer calientes, templadas o frías.

Recomendaciones:

1. La leche puede ser entera, semi o desnatada, en este caso las he hecho con desnatada porque al fin y al cabo algo de grasa eliminas de la receta.
2. En todas las recetas es importante utilizar un buen aceite pero en este caso todavía más, eso si que sea suave para que no nos impregne excesivamente de sabor a las torrijas.
3. A nosotros como más nos gustan son tibias, así si os sobran de un día para otro, 15 segundos al microondas y como recién hechas.



lunes, 25 de marzo de 2013

BROCHETA DE GAMBAS: RETO DE TÍA ALIA MES DE MARZO




Cada vez que veo el Reto de Tía Alia y las opciones que propone Carmen es como si me conocieran ambas de toda la vida, las gambas así son una de mis debilidades. Es un aperitivo perfecto. En casa me gusta poner una brocheta para cada uno de los comensales para que no haya problemas con el número que se come cada uno.
Les quite la cola a las gambas, una manía como otra cualquiera.
Ingredientes:
·         6 gambas grandes.
·         25 gramos de mantequilla.
·         25 gramos de harina.
·         150 mililitros de leche.
·         Sal.
·         Pimienta.
·         Pan rallado.
·         1 huevo.
·         Aceite de Oliva Virgen Extra (sabor suave).

Preparación:


Lo primero es cocer las gambas en abundante agua con sal. Las dejaremos enfriar y luego se pelan y reservan.
Hacemos la bechamel de manera tradicional, en un cazo ponemos la mantequilla la dejamos que se deshaga y añadimos la harina, dejamos que cueza un minuto todo junto dándole vueltas, y añadimos la leche de golpe y seguimos dejando cocer. (Si hiciera falta añadir más leche). Salpimentamos.
Dejamos enfriar la bechamel.
Envolvemos las gambas (las salamos un poquito) con la bechamel, y rebozamos en huevo batido y pan rallado, y freímos en abúndate aceite. Las sacamos sobre un papel absorbente y montamos la brocheta.
Así, sin más están fenomenales, a mi madre le encantan.
Recomendaciones:
1. Se puede añadir a la bechamel un poquito de picante y quedaran una gambas picantonas muy ricas.
2. El aceite tiene que estar caliente para que no se revienten las gambas.
3. La bechamel debe estar bien fría sino no la podréis manipular y las gambas también.
4. Recordad ponerle un poquito de sal a las gambas recién peladas.

lunes, 18 de marzo de 2013

ARROZ CON BOGAVANTE (RECETA FÁCIL)


  
La primera vez que hice arroz con bogavante saque una receta de internet que llevaba millones de cosas, que había que flambear, que llevaba una preparación bastante laboriosa. Y salió muy rica pero me genero estrés, si, si, que no me falte nada, que este todo preparado, vamos que el arroz no penséis que me aprovecho excesivamente. 



Después de esta experiencia, pensé ¿por qué no lo hago a mi manera, cómo ha hecho mi madre toda la vida los arroces? Y qué rico salió, superjugoso y mucho más fácil.
 
La receta no la saqué de ningún sitio, aunque imagino que seguro que hay millones en diferentes blogs muy parecidas o incluso casi igual, si alguien reconoce la receta como suya, no tiene más que decirmelo y lo mencionare como fuente.

Ingredientes para el caldo de pescado y marisco:

  •   1 litro de agua (incluso un poco más).
  •   1 cabeza de merluza.
  •   1 hueso de rape.
  •   1 cebolla.
  •   1 puerro.
  •   1 zanahoria.
  •   Las peladuras de las gambas.
  •   Aceite de Oliva Virgen Extra.

Ingredientes para el arroz (para dos personas):

  •   1 bogavante.
  •   250 gramos de arroz (yo puse Sabroz).
  •   800 mililitros de caldo de pescado y marisco.
  •   6 mejillones.
  •   200 gramos de gambas pequeñas.
  •   3 tomates de pera.
  •   1 puerro.
  •   ½ cebolla tierna.
  •   1 ajo.
  •   2 hojas de laurel.
  •   1 cucharada de pimentón dulce.
  •   Unas hebras de azafrán.
  •   Sal.
  •   Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE). 

Preparación:

Lo primero que hacemos es el caldo, incluso se puede tener preparado del día anterior.
En una cacerola alta ponemos dos cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra y añadimos las cascaras de las gambas, y sofreímos apretándolas. En este momento, echamos todas las verduras cortadas en trozos grandes, y el pescado, cubrimos con agua fría, y dejamos que comience a hervir. En ese momento (tiene que hervir fuerte) añadimos los mejillones limpios, y esperamos a que se abran, y en cuanto lo hagan se sacan estos y se reservan. Dejamos que el caldo cueza durante unos pocos minutos, unos 15.
Los caldos de pescado y marisco no deben de cocer excesivamente.  Colamos el caldo y reservamos.
Preparación del Arroz con bogavante:

No nos vamos a andas con tonterías, lo hay que hacer, matar al bogavante. Yo no tengo valor, así que aunque dicen que el sabor no es el mismo (yo no noto diferencia) lo meto al congelador un par de días antes y lo saco a la nevera el día de antes de hacer el arroz. Si lo sé, morir muere igual y lo mató yo pero… no lo veo morir.
Si tenéis valor, se corta la cabeza del cuerpo y luego por la mitad, la cola a rodajas. Si sois cobardes como yo, se descongela y se corta exactamente igual.
Comenzamos la elaboración del arroz. En una paella (para mi paellera) se ponen cuatro o cinco cucharadas de AOVE, este tiene que cubrir el fondo de la misma, pero solo cubrirla no rebosar.
Añadimos lo primero el puerro picadito y la cebolla, ambas cosas muy finamente cortadas, el ajo por la mitad y las hojas de laurel. Sofreímos unos 10 minutos, y añadimos los tomates de pera, que previamente habremos pelado y picado muy finamente también. Se sofríen las verduras durante unos 10 minutos más. Echamos la cucharada de pimentón dulce y las hebras de azafrán. Ahora el arroz, vueltas y vueltas con él.
El momento de añadir el bogavante que está a trozos, y le damos unas vueltas hasta que cambie el color del mismo, se pondrá rojo, rojo. Tendremos el fuego a tope y añadimos el caldo de pescado, yo utilice 800 mililitros, que tendréis reservados muy calientes. Comprobad el momento de cómo está de sal, si falta añadir una poquita.
El secreto de un buen arroz es que comience a hervir muy rápido. Por lo que si a lo largo de la cocción veis que se os queda un poco seco, no pasa nada por añadir caldo (los puristas del arroz estarán ahora ya gritando, y estirándose del pelo) siempre que el caldo este muy caliente y no rompa la cocción de la paella.
Cuando el arroz lleve cociendo unos 15 minutos, añadimos las gambas peladas y los mejillones. Dejamos 2 minutos más. Tapamos con un paño húmedo o papel de cocina un poco humedecido y reservamos 5 minutos.
Un placer de dioses, rápido, fácil y BUENÍSIMO.

Recomendaciones:

1. El caldo yo lo suelo preparar el día de antes, y lo reservo en la nevera. Lo podéis hacer con cualquier otro marisco o pescado que os guste hacerlo. La cocción del caldo de pescado debe ser breve no como los de carne.
2. Elegí este arroz al ver la publicidad, y a mí me gustó mucho el resultado, además lo tuve unos minutos esperando a un comensal y quedo exactamente igual de bien, no se pasó para nada. Pero con cualquier otro arroz puede quedar igual de bien.
3. El caldo se debe de añadir siempre caliente, sé que soy una pesada pero… es que es muy importante que no rompa la cocción en ningún momento.
4. El azafrán tostarlo antes de añadirlo, os aseguro que mejora mucho el olor y el sabor.
5. El arroz a mí me gusta mucho sofreírlo, si no os gusta hacerlo así, añadís primero el caldo y luego el arroz. Queda igual de rico.
6. Las gambas y los mejillones los añado porque a mí me gusta el sabor que dejan pero es opcional totalmente, seguro que los puristas están llorando sólo de leerme.

miércoles, 13 de marzo de 2013

BRAZO DE GITANO RELLENO DE CREMA DE FRESAS



Este fin de semana comíamos fuera de casa, y me apetecía llevar el postre, y dándole vueltas a la cabeza al final me decidí por un brazo de gitano.


No sé de donde salió la receta, el bizcocho siempre lo hemos hecho de esta manera cuando lo vamos a rellenar. Y lo de la nata con el puré de fresas se me ocurrió leyendo el blog de Les Recetes del Miquel, y en concreto su fabuloso hojaldre relleno de nata, fresas y mascarpone. 

Generalmente no participo en concursos no porque no me gusten sino porque no tengo tiempo, pero para este debía sacarlo, principalmente porque lo organizaba Yolanda, y ella siempre saca tiempo para dejarte un comentario amable o unas palabras de ánimo, y además sus recetas son de las que siempre te puedes fiar porque siempre salen bien. 

Por ello, «Con esta receta participo en el concurso Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados, promovido por el blog Cocido de Sopa», mil gracias por dejarnos entrar en tu blog.


Bueno a lo que vamos, la receta.
Ingredientes para el bizcocho:
  • 3 huevos.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 100 gramos de harina.
  • ½ sobre de levadura química.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.

Ingredientes para el relleno:
  • ¼ de litro de nata de montar (superior al 35% Materia grasa)
  • 20 gramos de leche en polvo.
  • 300 gramos de fresas.
  • Azúcar glas al gusto (yo le puse dos cucharadas soperas).
  • Fideos de chocolate.
  • 1 Fresa.

Lo primero que hacemos es el bizcocho. Separamos las yemas y las claras de los huevos. Se montan las claras a punto de nieve con una pizca de sal y se reservan en la nevera para que no se bajen.

En otro bol se baten las yemas con el azúcar hasta que blanqueen y dupliquen su volumen, añadiremos la vainilla y las claras montadas, a continuación la harina tamizada con la levadura química, siempre en movimientos envolventes con una lengua. Este paso hay que hacerlo con cuidado para que no se baje el volumen del bizcocho.

En una bandeja de horno se coloca una hoja de papel sulfurizado y se vierte la mezcla del bizcocho (se puede echar si se desea con una manga pastelera para repartirlo uniformemente). Se introduce en el horno precalentado a 160º unos 10 minutos, tiene que quedar hecho pero no muy dorado.

Lo sacamos y caliente todavía lo pasamos a un trapo de cocina (húmedo mejor) y lo enrollamos. Tenemos que dejar que se enfrié antes de rellenarlo, mientras vamos preparando el relleno. Se enrolla por la parte bonita del bizcocho, no hagáis como yo que lo hice al revés.

Trituramos las fresas con una batidora de mano, y reservamos (se trituran limpias y lavadas).

Montamos la nata, para ello tanto la nata como el bol y las varillas tienen que estar muy frías para que monte mejor. Comenzamos a montar y cuando casi este montada se añade el azúcar glass y los 20 gramos de leche en polvo. En este momento añadimos el puré de fresas con movimientos envolventes nuevamente. Y el relleno está preparado.

Desenrollamos el bizcocho, echamos la mezcla, volvemos a enrollar con cuidado, y cubrimos con una capa muy fina de la nata con la fresas, unas fresas para decorar y unos fideos de chocolate. Y listo…

Recomendaciones:

1. Meter el bol y las varillas al congelador durante ½ hora antes de montar la nata, y tener la nata en la nevera al menos un día antes.
2. Rellenarlo, al menos dos horas antes de que se vaya a comer, así el bizcocho adquirirá algo de la humedad de la nata con fresas y estará más jugoso.
3. El bizcocho se puede emborrachar con un almíbar ligero o un poco de algún licor, recordáis el que guardamos en el congelador de las Frutas de Aragón.
4. Yo puse para que la nata no se bajará 20 gramos de leche en polvo pero se puede comprar un estabilizante para nata, o incluso añadir un poco de gelatina neutra.

viernes, 8 de marzo de 2013

ENSALADA DE MOZZARELLA CON TOMATES SECOS DE CASPE




Siendo los anfitriones de este mes del «Recetario Mañoso» no podíamos dejar de participar con una segunda aportación y esta vez lo hacemos con una de nuestras recetas favoritas de ensalada, apuntadla para el verano y además el aliño os puede servir durante todo el año y en cualquier tipo de ensalada.

Ingredientes para el aliño:

  • 8 tomates secos en aceite de oliva,  junto con su aceite.
  • 15 gramos de albahaca.
  • 15 gramos de perejil fresco.
  • 1 cucharadita de alcaparras.
  • 1 cucharada de vinagre balsámico.
  • ½ diente de ajo.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE).


Ingredientes para la ensalada:

  • Hojas de ensalada variadas.
  • 1 mozzarella fresca.
  • 1 huevo duro.


Preparación:

Lo primero que hacemos es preparar el aliño. Para ello, utilizando un robot de cocina o el vaso de una batidora ponemos los tomates secos, la albahaca, el perejil, las alcaparras, el ajo y la cucharada de vinagre balsámico y batimos hasta obtener una textura de crema. Veréis que os queda bastante espeso, para aligerarla añadimos el aceite en el que estaban conservados los tomates y si no fuera suficiente un poco más de AOVE. Echamos la sal y la pimienta, volvemos a batir y reservamos en la nevera hasta el momento de aliñar la ensalada.

En una fuente amplia o en platos individuales colocaremos las lechugas, el huevo duro y la mozzarella cortada a rodajas. Le echaremos un chorrito de aceite muy ligero a la ensalada y un poco de sal.

Aliñamos con la crema de tomates secos principalmente sobre la mozzarella.

Recomendaciones:

1. Veréis que con las cantidades que os hemos dado os saldrá aliño para varias ensaladas. No os preocupe el aliño se guarda perfectamente en la nevera durante varios días.

2. La ensalada la hemos preparado como un básico pero podéis añadirle muchos otros ingredientes que combinan fenomenal con el aliño de tomate: unas olivas negras, un poquito de jamón serrano, o bien jamón york, cebolla roja, etc.

Fuente: Libro «Ensaladas» Ed. Love Food

lunes, 4 de marzo de 2013

CREMA DE GUISANTES Y MENTA DE JAMIE OLIVER



Seguimos con días de frio, y cuando hace este tiempo la verdad es que lo que más nos apetece cenar es algo caliente y que no sea muy difícil ni nos de mucho trabajo. 


En casa hace mucho tiempo que no se compran libros en papel, si ha llegado a nuestra vida la tecnología, pero sin embargo los libros de cocina si que los tengo en papel, no lo puedo evitar, me encanta darles vueltas, pasar de la primera a la última, ponerles marcas a posibles recetas, etc… 


Y esta receta es del libro «Escuela de Cocina» de Jamie Oliver, que mi otra parte contratante me regalo algún día significativo o no (él es así). Y él eligió la receta y participo activamente en su elaboración. Este cocinero es todo un personaje, en Inglaterra lo siguen periodistas del corazón a todos los sitios y en todo momento, es una estrella de los más mediática. A mi me gustan sus programas, me entretienen y aprendo muchas cosas. Hasta a mi madre le gusta aunque eso de que toque todo con las manos no lo lleva del todo bien, jaja.


Bueno ahora a la receta, es sencilla y rápida, como ya os he dicho, probadla está muy buena.


Ingredientes (para 4 raciones):


  •       1 cebolla de Fuentes.
  •       1 ajo.
  •       1 ramita de apio.
  •       2 zanahorias.
  •       600 gramos de guisantes congelados.
  •       800 mililitros de caldo de pollo.
  •       Hojas de menta.
  •       Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
  •       Sal.
  •       Pimienta.


Preparación:


En una cacerola amplia se ponen 3 cucharadas de AOVE, añadimos las verduras y las vamos sofriendo durante unos 10 minutos hasta que la cebolla este dorada. Echaremos sal y pimienta para que la verdura poche más rápidamente.


Cuando está dorada la verdura, añadimos el caldo muy caliente, hirviendo, y en el momento en que vuelva a hervir la mezcla añadimos los guisantes. En cuanto comience a hervir bajamos el fuego y dejamos que cueza todo junto 10 minutos más. 


En el momento en que los guisantes están tiernos, apagaremos el fuego y trituramos la mezcla, junto con unas hojas de menta fresca. 


A mí personalmente me gusta mucho pasar la mezcla por un colador para que quede mucho más fina. Volvemos a poner en la cacerola y que vuelva a hervir, rectificamos de sal y pimienta, y servimos muy caliente.


Estaba buenísima, de verdad y más fácil imposible.


Recomendaciones:


1. Jamie Oliver nos dice que se utilice agua con pastillas de caldo pero nosotros preferimos utilizar caldo casero de pollo.


2. La guarnición que nos dice Jamie (como si lo conociera en persona) que utilicemos un poquito de jamón cocido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...