jueves, 28 de febrero de 2013

ENSALADA DE CEBOLLA CONFITADA, TOMATES SECOS Y ALIÑO DE YOGUR



Las ensaladas como os decimos siempre nos gustan muchísimo, y no podía faltar una de ellas para participar en el Recetario Mañoso de este mes, porque además somos los anfitriones, con todo el orgullo de poder participar en un proyecto de nuestra tierra que tiene como objetivo principal dar a conocer los productos autóctonos de Aragón.

Así, os animamos a todos los que todavía no hayáis participado que penséis una receta con este producto y la preparéis, seguro que os sorprenderá el sabor que aportan, ya sean secos o rehidratados.

Ingredientes (para dos ensaladas individuales):

  •         Lechugas al gusto (en mi caso lechuga morada).
  •        1 cebolla de Fuentes grande.
  •        50 gramos de jamón york.
  •        6 Tomates secos de Caspe.
  •        20 gramos de pipas peladas.
  •        6 Nueces.
  •        1 Yogur griego.
  •        50 gramos de queso gorgonzola.
  •        Sal.

Preparación:

Lo primero de todo es confitar la cebolla, hay muchas maneras de hacerlo, está vez lo vamos a hacer con el propio azúcar que soltara al irse confitando, friendo poco a poco.  Así la cortamos en juliana (en tiras muy finitas) y la ponemos en una sartén con AOVE (dos cucharadas), echamos sal y ponemos el fuego bajito, que se vaya haciendo poco a poco.

Nos costará unos 20 o 25 minutos, llegados este momento, añadimos el jamón york cortado a taquitos, y apagamos el fuego. Dejaremos sobre el fuego para que siga recibiendo el calor (si la placa no es de inducción o de gas, en este caso tendremos que calentar cuando vayamos a servir).

Preparamos la salsa, o el aliño, en una batidora de mano añadir el yogur con el queso, una pizca de sal, y un poquito de azúcar, batimos hasta que quede una salsa ligera. Si es necesario añadimos un poquito de agua (no lo creo).

Cogemos un molde, colocamos sobre el plato de servir, rellenamos con la lechuga cortada finita, echamos un poquito de sal y un poquito de AOVE. Sobre ella el jamón cocido con la cebolla confitada, luego los frutos secos y por último los tomates secos SIN hidratar, cortados muy pequeños.

Quitamos el aro, cubrimos con la salsa, y el resto la presentaremos en una salsera independiente por si alguien quiere ponerse más.

Está buenísima, y la inspiración me la dio el blog de Cocinando entre Olivos, luego yo fui haciendo pruebas hasta encontrar la ensalada que más me gustaba. 



Recomendaciones:

1. Se puede utilizar la lechuga que más os guste, yo soy una amante de la lechuga morada, pero puede ser cualquiera, endivias como en el otro blog, brotes variados, rúcula…

2. El jamón cocido y la cebolla tienen que estar calientes, por eso montamos la ensalada y a la mesa, sino la lechuga quedará enseguida pachucha, blanda y ya no estará rica.

3. El jamón cocido, puede ser bacón, o jamón serrano también está muy rica.

4. El queso puede ser roquefort, le aportará todavía más sabor.

lunes, 25 de febrero de 2013

RAGU DE TERNERA: RETO DE TÍA ALIA




Otro mes más participamos gustosísimamente en el reto de Tía Alia que nos propone Carmen, y nuevamente nos decantamos por la receta salada. Un clásico lo mires por donde lo mires. Por una vez, me he permitido saltarme un poquito la receta, y hacerla a mi manera, es de esas recetas que cuando te acostumbras a un sabor y textura no te gusta mucho cambiarlas. ¿me lo permites verdad Carmen?

Aquí os dejo la receta original de Tía Alia y a continuación, la de casa de toda la vida.



Ingredientes (para dos personas):

  • 400 gramos de ternera.
  • 3 zanahorias.
  • 1 cebolla de Fuentes.
  • ½ pimiento verde.
  • 50 gramos de guisantes congelados.
  • 2 patatas.
  • 1 ajo.
  • 1 vaso de agua de vino blanco.
  • 1 vaso de agua de coñac.
  • 1 vaso de agua de caldo de carne.
  • 1 hoja de laurel.
  • ½ cucharadita de comino.
  • 1 cucharadita de hierbas provenzales.
  • Pimienta.
  • Sal.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
  • 1 cucharada sopera de harina.

Preparación:

Lo primero de todo se prepara la carne, se quita si tuviera alguna telilla, y se le echa sal y pimienta al gusto. Se reboza en la harina.

En una cacerola se ponen dos o tres cucharada de AOVE, y cuando este caliente se echa la carne, y se sofríe, tiene que estar dorada por fuera pero cruda por dentro. En cuanto este se saca a un plato y se reserva.

Ahora comenzamos a dorar las verduras, habremos puesto en la misma cacerola una cucharada más de AOVE, y en el momento en que este caliente, añadiremos todas la verdura muy finitas cortadas, y las iremos pochando poco a poco. Para que sea más fácil le echaremos un poquito de sal.

Cuando las verduras estén pochadas (transparentes y hayan bajado el volumen) añadiremos la carne y el jugo que haya soltado, el coñac, el vino blanco y el caldo, y por último la hoja de laurel.

Dejaremos que cueza muy lentamente, durante unos 40 minutos. Pasado este tiempo añadiremos los guisante congelados, y las especias (comino y las hierbas provenzales) y dejaremos cocer 10 minutos más.

Es el momento de preparar las patatas, para ello, las pelaremos y cortaremos en cuadritos, si pueden ser todos más o menos iguales. En una sartén con abundante AOVE, se fríen las patatas con el ajo cortado a láminas. Las patatas tienen que quedar doraditas, porque luego perderán color al cocer con la carne. Cuando estén hechas las pondremos sobre papel de cocina para que suelten el aceite sobrante.

Añadiremos las patatas a la carne, y dejaremos que cuezan juntas solo 5 minutos, que repose un poco y listo para comer. Impresionante.

Recomendaciones:

1. Poned la harina en una bolsa de congelar y añadir la carne, así no manchareis nada para rebozarla en harina.

2. Cuando pongáis a sofreír la carne, veréis que se pega a la cacerola, no la intentéis soltar con un tenedor, esperar un poco a que este hecha, y entonces golpear el asa de la cacerola veréis como salta sola.

3. Las patatas freírlas bastante, que tomen colorcito porque luego al cocer en la salsa quedarán un poco más claras.

4. Recordad que las patatas os absorberán caldo, así aunque os parezca que hay mucho luego no quedará caldosa la carne.

5. Si veis que la salsa queda muy líquida, mezclar un poquito del caldo caliente con una cucharadita de maicena y añadirla al guiso, quedará en su punto. En mi caso no nos hizo falta.

domingo, 17 de febrero de 2013

ENSALADA TIBIA DE ESPINACAS




 

Por diferentes motivos que ahora no viene al caso he estado un poco baja de salud, así que mi otra parte contratante me ha echado una mano en el tema de las cenas, y la verdad es que cuando no te encuentras muy bien se agradece un montón.

Una de las cenas, fue una ensalada tibia de espinacas, y le quedo fenomenal. Solo colaboré en el montaje y en la supervisión, ya os imagináis, ¿esto ya está hecho? ¿hay bastante cantidad?.

La receta es del libro «Ensaladas», y de verdad que sorprende muchísimo, está muy rica y quedas fenomenal, os animo a hacerla, merece la pena. 

Mirad como queda una vez que se mezcla para comerla, impresionantemente buena.



Ingredientes:

  •     Espinacas (nosotros una bolsa limpia).
  •     4 filetes de bacón ahumado.
  •      2 rebanadas de pan.
  •      Queso Feta.
  •      Sal.
  •      Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)


Preparación

Lo primero que hacemos es cortar el bacón en trocitos. Ponemos a calentar en una sartén amplia unas tres cucharadas de AOVE, y echamos el bacón, y lo freímos, sin que quede tampoco excesivamente tostado. Retiramos del fuego la sartén, sacamos el bacón y lo colocamos sobre papel absorbente.



En ese mismo AOVE, añadimos el pan que habremos cortado a trocitos no muy grandes, y lo freiremos, haciendo unos tostones de pan. Sacamos el pan, y lo ponemos también en papel absorbente.

En esa misma sartén, ponemos 2 cucharadas de AOVE y añadimos las espinacas, poco a poco porque os parecerá que no cogen pero como enseguida bajan de volumen al perder agua os cogerán todas en la sartén. Echamos un poquito de sal, salteamos unos 3 minutos.

Montamos la ensalada, en una fuente ponemos las espinacas salteadas, por encima el bacón y pan frito y de manera opcional unos trocitos de queso feta (esta es una aportación de mi otra parte contratante, y le va fenomenal).

Recomendaciones:

1. Para estas ensaladas tibias que llevan espinacas si puedes ser baby mejor pero no siempre las encontrareis en el supermercado, sino hay no pasa nada, nosotros las cogimos normales en esta ocasión.

2. El queso se puede sustituir por otro diferente, pero el salado del feta combina de maravilla con las espinacas.


3. Si tenéis mucha prisa, mucha prisa, sustituir el pan frito por tostones hechos, aunque no es lo mismo, todavía es más rápido.

domingo, 10 de febrero de 2013

SUSPIROS DE AMANTES, FELIZ SAN VALENTÍN



Con este nombre uno puede imaginarse que estamos hablando de cualquier cosa menos de lo que se trata: de un postre. Y además uno de mis favoritos. Son unas tartaletas rellenas de crema de queso, típicas de Teruel, y que los turistas y los que no lo somos tanto nos llevamos en cajitas de cartulina que asemejan una de las torres mudéjares de Teruel.

De esta ciudad os podría decir mil cosas, pero puesto que nos acercamos a San Valentín, no podríamos hablar de otra cosa que no fueran Los Amantes de Teruel, en honor de los cuales se les puso el nombre a este dulce. Así, reza la copla:

En el cielo hay una Estrella
que solo brilla en Teruel;
es el alma de aquélla
que se murió por aquel.
Por un besico murieron
Don Diego y Doña Isabel.
Dejémoslo en un suspiro,
no pase lo de Teruel.

Este fin de semana se celebran las Bodas de Isabel de Segura, o más bien la historia de los Amantes de Teruel que sucedió en 1217. Estos días la ciudad parece distinta, todo el mundo se viste con trajes de época, monta sus jaimas, se reúnen con amigos y familia, y se come, se come mucho.

Por la ciudad se representa la Historia de los Amantes, la llegada de Diego, el beso no dado, su muerte, la muerte de Isabel, el entierrro… De verdad que si no habéis estado nunca os encantará, el ambiente es fenomenal y la gente de lo más acogedora posible. Visitad la ciudad que está preciosa.

Ahora a la receta, que me paso Bea, una amiga turolense de mi hermano y mi cuñada, espero que me haya quedado a la altura ¿Tu qué piensas Bea? Muchísimas gracias por la receta, me ha encantado.

Ingredientes (para unas 12 tartaletas)

  •     1 masa brisa. 
  •     8 quesitos. 
  •     3 cucharadas soperas de azúcar. 
  •     40 gramos de mantequilla. 
  •     2 huevos. 
  •     Azúcar glass para decorar
Preparación:

Lo primero que hacemos son las tartaletas. Como no tenía moldes de tartaletas, (ya no sé dónde meter las cosas) lo que hice fue cortar círculos con un corta pastas (sirve un vaso de agua), e ir poniendo cada círculo de masa brisa en un molde de magdalenas de silicona. Las rellene de garbanzos y las metí al horno precalentado, a 180 grados, durante 8 minutos y luego 5 minutos con el grill.

Las sacamos, se colocan en una rejilla y se dejan enfriar, y desmoldamos.

Elaboramos la crema de queso, en un bol amplio se ponen los dos huevos y el azúcar y batimos hasta blanquear. Añadimos los quesitos y la mantequilla hasta que se integre todo el contenido. (Yo lo hice con unas varillas manuales pero si veis que os quedan grumos usad la batidora eléctrica).

Rellenamos las tartaletas, y metemos al horno a 180 grados durante unos 8 minutos, luego 2 de grill y dejamos dentro del horno otros 5 minutos con el horno apagado.

Se sacan del horno, las dejamos enfriar, cubrimos con azúcar glass y listas para comer, DELICIOSAS.

Os invitamos a que visitéis la ciudad estos días, no os va a defraudar.  Os dejamos un enlace para que conozcais más cosas sobre esta fiesta.

 
Recomendaciones:

1. Se pueden usar tartaletas de las preparadas en el supermercado, también salen muy ricas.

2. Sacad tanto la mantequilla como los quesitos varias horas antes, eso hará que se integren mucho mejor.

3. Usad la batidora eléctrica para la mezcla, así os quedará más lisa.

jueves, 7 de febrero de 2013

EMPANADA DE ESPINACAS Y QUESO FETA CON MASA FÁCIL


No sé si a vosotros os pasa pero a mi muchas veces leo una receta y me entra una necesidad de prepararla, y eso me pasó con esta masa de empanada. La vi en un blog que me encanta, y que se llama Con Pan y Postre. Os recomiendo que lo visitéis por muchos motivos pero el principal es porque todas la recetas que hay en él, están tan contrastadas que salen, y tan bien explicadas que José Antonio hasta lo difícil lo hace fácil, y quedan perfectas.

Pues eso es lo que me pasó al ver está masa de empanada, y pensé que la tenía que hacer pero no tenía berenjenas en casa. Me dije, piensa, piensa y recordé que en el congelador siempre tengo espinacas y en la nevera una cuña de queso feta. Decidido seguro que también quedaría bastante sabrosas con ese relleno, que es el tradicional de las Skanopitas, las famosas empanadillas griegas.

Dicho y hecho, ¿nos ponemos manos a la obra?
Ingredientes para la masa:

·         275 gramos de harina.
·         125 mililitros de agua fría.
·         100 mililitros de aceite de oliva suave.
·         ½ cucharadita de sal. 

Ingredientes para el relleno:

·         500 gramos de espinacas congeladas.
·         1 cebolleta tierna.
·         1 cuña de queso feta (200 gramos).
·         Queso mozzarella rallado.
·         1 cucharada de harina (no llena).
·         ½ vaso de leche (100 mililitros).
·         Aceite de Oliva Virgen Extra.
·         Pimienta.
·         1 puñado de piñones.
·         1 huevo.
·         Sésamo crudo (opcional).

Preparación:

En un bol echamos la harina y la sal, mezclamos y hacemos en el centro un hueco con forma de volcán.

En otro bol mezclamos el aceite y el agua fría, mezclamos un poco con un tenedor, y comenzamos a añadir a la harina. Vamos mezclando con una cuchara, y añadiendo el agua con aceite poco a poco, hasta que la masa está lista. Yo tuve que añadir un poco más de harina que la receta original, sobre la encimera eche la masa mezclada y amase un par de minutos, y lista. Es una masa muy fácil de preparar.

Comenzamos con el relleno. En primer lugar picamos la cebolleta tierna muy finamente, y sofreímos en una sartén con dos o tres cucharada de AOVE.

Mientrás se va sofriendo la cebolla, colocamos las espinacas congeladas en un bol y las metemos al microondas según las instrucciones del fabricante (también se pueden hacer en sartén o cocidas pero para esta receta no merece la pena).

Sacamos las espinacas y las ponemos a escurrir en un colador, e iremos presionando para que pierdan todo el agua, sino la empanada no nos quedaría bien.

Cuando este escurridas (muy escurridas) se añaden a la cebolla que estará prácticamente hecha, y las iremos sofriendo para que pierda si ha quedado algo de agua (debería ser muy poca).

Añadimos una cucharada de harina, damos unas vueltas y añadimos la leche, quedarán un poquito más suaves, pero no como si fueran a la crema, esto solo es para hacerlas más jugosas.

Desmenuzamos el queso feta y se lo añadimos a las espinacas, mezclamos muy bien y retiramos del fuego y dejamos que enfríe. Comprobar cómo queda de salada la mezcla y añadir sal si hiciera falta, y un poquito de pimienta si os gusta.

Ponemos a precalentar el horno, a 190 grados por arriba y por abajo. 
Preparamos un molde desmontable de unos 22 centímetros untándolo con AOVE, y estiramos la masa. Para ello cortaremos en dos partes, una un poco más grande que otra. 


Comenzamos estirando la más grande que será la base. Con un rodillo la estiramos sobre la encimera, lo hice sin harina pero si veis que se os pega ponerle un poquito. Hacedla lo fina que queráis, y una vez que la tengáis lista la enrolláis en el rodillo, la colocáis sobre el molde y la desenrolláis con cuidado.

Estiráis la tapa igual, y la reserváis en el rodillo.

Rellenar la empanada, cubrir con los piñones tostados (en una sartén sin aceite o en microondas con el grill) y queso mozzarella rallado al gusto.

Tapar con el resto de la masa. Untar con un huevo batido, poner sésamo crudo sobre ella, y meter al horno en mi caso durante 30 minutos y luego apagar y dejar dentro otros 5 minutos.

Sacar, desmontar y servir caliente. Espectacular, mirad que corte tiene.





Recomendaciones: 

1. Añadir la cucharada de harina y la leche es totalmente opcional, lo único que pretendía era añadirle un poquito de cremosidad al relleno.

2. Los piñones son muy caros, sobre todos los españoles, así que si queréis podéis sustituirlos por unas avellanas picaditas, no será lo mismo pero quedará muy rica también.

3. El queso rallado puede ser cualquiera que tengáis en casa, eso sí el queso feta os recomiendo que no lo sustituyáis porque es lo que da la gracia al relleno, con su sabor y textura.

4. Recordad que el queso feta es un queso que estuvo en salmuera y por lo tanto bastante salado, por lo que tened cuidado en esta receta con la sal.

domingo, 3 de febrero de 2013

MAGDALENAS DE YOGUR Y MIEL DE XAVIER BARRIGA



Esta receta pertenece al libro de Magdalenas de Xavier Barriga que me regalaron por mi cumpleaños en junio pasado, me encantan los libros y si encima son de cocina mucho más. Os recomiendo que os lo compréis porque todas las recetas salen perfectas. Dicen de él que es el Ferrán Adriá de la panadería, yo lo único que puedo decir es que gracias a él me he aficionado a hacer pan casero y magdalenas, y que son recetas sencillas y muy sabrosas.

Sobre estas magdalenas, que puedo decir, que salen genial, quedan esponjosas, muy suaves y con un sabor excepcional. Vamos que no compramos magdalenas desde que tenemos este libro. Y no os preocupéis que si se siguen bien las instrucciones salen con un copete de pastelería. A por la receta¡¡¡
Ingredientes:
  • 125 gramos de huevo.
  • 150 gramos de azúcar moreno.
  • 50 ml de leche.
  • 230 gramos de harina floja (harina de repostería).
  • 60 gramos de yogur de limón.
  • 190 ml aceite de oliva suave (yo de girasol)
  • 50 gramos de miel.
  • 8 gramos de levadura química.
  • Una pizca de sal.


Preparación: 

En un bol se colocan los huevos y el azúcar moreno y se baten, se añade la miel mientras seguimos batiendo. Lo mejor es batirlo a velocidad lenta con el accesorio batidor de varillas hasta que esponjen.
Agregamos el aceite poco a poco sin dejar de batir, y a continuación el yogur.
En este momento, añadiremos la harina tamizándola junto con la levadura química y la sal, todo ello sin dejar de batir a velocidad lenta para que se integre bien. Cuando la mezcla sea homogenea, continuamos batiendo a una velocidad máxima durante unos 2-3 minutos.
Tapamos la masa con un paño (yo lo hago con un papel film) y la dejamos reposar en la nevera de 1 a 24 horas.
Precalentamos el horno a 250º por lo menos 20 minutos.
Cuando haya pasado el tiempo de reposo, se mezcla la masa suavemente, y se rellenan los moldes, con una cuchara o con una manga pastelera. En cualquier caso no rellenar más de dos tercios estos moldes porque crecen bastante en el horno.
Las introducimos en el horno a 210º entre 16 y 18 minutos. Una vez que estén hechas, colocarlas sobre una rejilla para que se enfríen.

Recomendaciones:

1.   Los huevos, yo los peso, pero es el equivalente a dos huevos de tamaño «L».

2.   Si no tenéis yogur de limón, se puede sustituir por un yogur natural, o por un yogur natural con ralladura de limón.

3.   El aceite si es de oliva que sea muy suave, y si no de girasol, a mi para la repostería me gusta más.

4.   Colocar la bandeja a mitad de horno, para que no se quemen ni por abajo ni por arriba.

5.   No abrir nunca el horno mientras suben las magdalenas porque podrían bajarse.

6.   Si no tenéis moldes de silicona, y usáis moldes de papel tened la precaución de introducirlos en unas flaneras individuales, sino se ensancharan y no crecerán.

7.   Colocad los moldes sobre un papel de horno en la bandeja y evitareis que la misma se os ensucie.

8.   Podéis echarles por encima un poquito de azúcar glas cuando este frías.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...