jueves, 31 de enero de 2013

QUESO LABNEH: ORIENTE MEDIO


La primera vez que escuche que hablar del Labneh fue gracias a una compañera de trabajo que ya se ha convertido en amiga, me explicó que era una especie de queso hecho con yogur, muy típico del Líbano. Es clasificado con un mezze, un entrante o aperitivo de la comida árabe, como el hummus, matabbal o mjammara que son diferentes pates vegetales, y se suele comer con pan de pita y un chorro de aceite de oliva por encima.

Una vez que está preparado puedes tenerlo en la nevera durante dos o tres días en perfecto estado, si lo quieres conservar más se pueden hacer bolitas y meterlo en un frasco con aceite de oliva.
Además se puede condimentar con especias tales como el tomillo o la menta, pero en nuestro caso hemos hecho el más sencillo.
En este caso lo preparamos con yogures griegos, pero el original se preparaba con leche y un yogur para conseguir un yogur líquido, que luego se dejaba colar durante horas hasta conseguir el queso, se llamaba el yogur de invierno.
Quiero agradécele a Cris que me haya enseñado tantas cosas sobre el mundo árabe y sobre su cultura y por supuesto también su comida, y lo más importante, que la tolerancia nos hace vivir en armonía, lo que en ocasiones se nos olvida.
La receta es fácil, no, lo siguiente, así que animaros todos a hacerla. 

Ingredientes:

·         2 yogures griegos.
·         ½ cucharadita de sal.
·         3 filtros de papel de cafetera eléctrica.
·         Aceite de Oliva Virgen Extra al gusto.

Preparación:

Esta «receta» casi es más un ejercicio de manualidades que una receta en sí misma. Colocamos en un bol amplio los dos yogures griegos y añadimos la sal, mezclamos muy bien.



En un vaso alto, bastante alto, colocamos los tres filtros de café y volcamos sobre ellos el yogur.











Si puedes atarlo y colgarlo de un tirador de la cocina y pones debajo un bol para que recoja el suero quedará perfecto. Mirad el suero como cae en el vaso. 







Hay que tenerlo un mínimo de 12 horas, cuanto más tiempo lo dejes de textura más espesa te quedará el queso. A mi me gusta esta textura.

Se puede servir con mermeladas, aceite de oliva, nueces, etc… está buenísimo.

Recomendaciones:

1. Probad con diferentes marcas de yogures griegos, comprobareis que algunos salen más suaves que otros.
2. Se puede poner a filtrar sobre un paño fino de algodón.
3. Si lo dejáis bastante espeso, dejándolo 24 horas filtrando, si os mojáis las manos con aceite podéis hacer bolitas de queso con la especia que más os guste. O meterlas en un bote de cristal, rellenándolo con aceite de oliva y se os mantendrá un montón de tiempo.

lunes, 28 de enero de 2013

CHULETAS DE TERNASCO CON BECHAMEL Y MERMELADA DE PIMIENTOS ROJOS




Esta entrada debería de llamarse «casi no llego», me explico. Con ella participo en el reto de Tía Alía y el casi no llego es porque me di cuenta y de milagro que no había hecho la receta una semana antes del fin del plazo. ¿Será que no se publicó con tiempo? Evidentemente no fue está la causa (que nos avisó a principios de diciembre) sino un despiste navideño.



Bueno, en cuanto a la receta, es muy sencilla pero muy sabrosa. Nos gusta muchísimo, y a los niños les encanta.

Ingredientes (para dos personas):
  •     6 chuletas de palo de Ternasco de Aragón
  •       ½ puerro grande (solo parte blanca)
  •       1 cucharada de harina.
  •       150 mililitros de leche.
  •       Sal.
  •       Pimienta.
  •       Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
  •       1 huevo.
  •       Pan rallado.
  •       Un poco de harina.
  •       Mermelada de Pimiento.

Preparación:



Lo primero que debe de hacerse es bajar la carne del palo de la chuleta.


Se pica muy finamente el puerro, se echa a una sartén en la que habremos puesto unas tres o cuatro cucharadas de AOVE (o un trocito de mantequilla) y se sofríe lentamente. Cuando este hecho, añadimos la harina, y le damos una vuelta para que se tueste y en ese momento añadimos poco a poco la leche que debe estar tibia. Tiene que quedar una bechamel muy espesa. Daremos vueltas a la misma para que no se pegue. Cuando este hecha dejamos enfriar.

En una sartén o mejor una carmela se pone una cucharada de AOVE, y se hacen las chuletas vuelta y vuelta, sin que termine de hacerse. 


Se sacan a un plato y se le echa un poquito de sal y pimienta, y se dejan enfriar.


Cuando ambas cosas estén muy frías, envolvemos las chuletas con la bechamel, y rebozamos en harina, huevo y pan rallado. (En el reto se hace en caliente pero yo creo que queda mejor así)


Freímos en abundante AOVE, sacamos y ponemos sobre papel absorbente.


Servimos con una ensalada verde, y con mermelada de pimiento rojo.

Recomendaciones:

1. Se pueden hacer las chuletas a la plancha y la bechamel el día de antes. Guardaremos ambas cosas en la nevera.



2. Con un puré de patatas combina perfectamente. Ponedle un poquito de nuez moscada al mismo cuando lo hagáis el resultado es increíble.

jueves, 24 de enero de 2013

SÁNDWICH DE PECHUGAS DE POLLO Y ESPÁRRAGOS TRIGUEROS




Como os he dicho muchas veces, siempre viene bien tener pan de molde en el congelador. En este caso, es un sándwich de fin de semana, este en concreto de sábado noche. Una tarde que llovía un montón y no nos apetecía salir, así que solución rápida un buen sándwich con pan casero, una película y una Coca Cola.

¿Qué más se puede pedir? 

Ingredientes (para dos personas):
·         6 rebanadas de pan de molde.
·         3 pechugas de pollo finitas.
·         4 filetes de bacon (yo fue panceta fresca).
·         12 espárragos verdes finitos.
·         ½ calabacín.
·         1 cebolletas tierna.
·         2 tomates raf pequeños.
·         ½ cogollo de lechuga.
·         1 cucharada de mayonesa.
·         Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
·         Sal y pimienta.


Preparación: 


En una plancha caliente ponemos una cucharada de AOVE, ponemos el calabacín cortado a rodajas y los espárragos verdes, les echamos sal y esperamos a que queden doraditos. Sacaremos antes el calabacín que los espárragos.

Después haremos las pechugas a la plancha con sal y pimienta, y a la vez el bacon o la panceta. 


Una vez que está todo esto hecho, ponemos las rebanadas de pan en la plancha y les vamos dando vuelta hasta que esté bien doradita.


Así montamos el sándwich, primero el tomate a rodajas muy finitas, la lechuga a juliana muy pequeña (tiritas finas), mayonesa, la pechuga cortada a trocitos y por último la cebolleta a rodajitas. Otra rebanada de pan, tomate, lechuga, pechuga, el bacon cortado a trocitos y los espárragos verdes a la plancha. Ponemos la tapa y una brocheta que lo sujete, y ¡¡¡¡ A CENAR!!!!!.


La foto no es muy buena, pero es que se nos enfriaba, je,je.

domingo, 20 de enero de 2013

VERDINAS CON ALMEJAS: RECETA ASTURIANA



Desde que pasamos unas vacaciones en Asturias, la mayoría de las veces que hago judías son verdinas, me gustan muchísimo, me resultan muy suaves y si encima las haces con verduras y marisco, una comida de lujo. La receta es de un libro que compramos en Ribadesella, y al que le hemos sacado un partido impresionante, se llama «Cocina tradicional asturiana», eso si la hemos cambiado un poco para hacerla a nuestra manera.

Ingredientes:

  • 250 gramos de verdinas.
  • 500 gramos de almejas.
  • 1 ajo.
  • 1 zanahoria.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 cebolla de Fuentes o 2 cebolletas tiernas.
  • 3 pimientos choriceros.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Sal.

Preparación:

La noche de antes ponemos a remojo las verdinas con agua que le cubra como dos dedos, porque chuparan agua y sino nos quedaremos sin agua.

En otro bol colocaremos los pimientos choriceros con agua caliente (tibia) y los dejaremos toda la noche.

Colocamos las verdinas a cocer en una cacerola con el agua de remojo, un poco de sal, el laurel y la zanahoria, y las dejaremos cocer durante al menos una hora. Si sacan algo de espuma se la quitaremos, y les cortaremos la cocción al menos dos veces durante esa hora, añadiendo cada vez un chorrito de agua del tiempo.

Pasada esta hora, comprobamos que están tiernas, sacaremos la zanahoria, el ajo y el laurel. Ponemos una sartén con tres o cuatro cucharadas de AOVE, y añadimos la cebolla muy picada, para que se vaya sofriendo.

Mientras, sacamos la carne de los pimientos choriceros con un cuchillo, raspándolos, y se la añadimos al sofrito de cebolla, junto con una cucharadita de pimentón. Justo nada más añadirlo, echamos las almejas y las dejamos que se habrán, para ayudarlas tapamos la sartén con una tapadera.

Cuando las almejas estén abiertas, añadimos el contenido integro de la sartén a las verdinas, ponemos nuevamente al fuego muy lento, y dejamos que cuezan al  menos un cuarto de hora todo junto. Rectificad de sal si es necesario. Si es posible preparad este plato de un día para otro.
¿No me digáis que no son fáciles de hacer?

Recomendaciones:

1. Si no os gustan las verdinas o tenéis otro tipo de judías secas, se puede hacer también, lo único que no quedará tan suave de sabor.

2. Yo siempre tengo en la nevera un tarro de carne de pimiento choricero, esto me ahorra mucho tiempo cuando voy con prisas.

3. Este plato congela muy bien, y guarda todo su sabor, siempre hago el doble de cantidad para luego congelar.

4. Las almejas ponedlas en agua con sal al menos una hora antes de usarlas, y miradlas una por una para comprobar que están bien cerradas. Si os parecen mucho 500 gramos que lo son, poned 300 gramos que es suficiente, pero es que yo siempre compro una malla.

miércoles, 16 de enero de 2013

PAN DE MULTICEREALES (RECETA SENCILLA)


Cuando te acostumbras a comer pan casero, es como todo, cuesta mucho encontrar una panadería que te de gusto. Lo que ocurre es que muchas veces no tenemos tiempo para estar haciendo el pan constantemente en casa, por los reposos y amasados que debe llevar.


De todos los panes rápidos este en concreto a mi es el que más me gusta (al menos de los que yo he probado a hacer). Es super fácil, y sólo lleva un reposo, y en el mismo molde donde lo pones a reposar va luego al horno.
En este caso utilice la harina de la marca Harimsa (y no me dan comisión ni productos, que conste) y me gusto mucho el resultado.

Ingredientes:

·         500 gramos de harina de multicereales.
·         1 sobre de levadura de panadero.
·         350 mililitros de agua (en la original 300).

Preparación:

En un bol colocamos la harina y el sobre de levadura y mezclamos bien con una espátula. Comenzamos a añadir el agua, poco a poco, y vamos amasando muy bien. En mi caso me ayude de una amasadora manual pero que facilita mucho el trabajo. Se amasa durante al menos 15 minutos, se que parece mucho tiempo pero es necesario, debe quedar una masa muy suave y elástica.
Si estáis amasando a mano, cuando en el bol no podáis seguir amasando, echar un poco de harina sobre la encimera, verter la masa, y amasar intentando introducir en la masa la mayor cantidad de aire posible. Vuelvo a repetir que debe quedar suave y elástica.
A la masa preparada se le da forma alargada si es así el molde qué vais a utilizar, se coloca dentro del molde (ponedle al molde un poquito de harina o mantequilla) y se deja reposar. Yo lo tuve casi dos horas y quedo perfecto.
Lo metemos al horno que habremos precalentado a 180 grados, durante unos 30 minutos y listo. Rápido y más fácil imposible.
Fuente: La receta del propio paquete de pan Harimsa.

domingo, 13 de enero de 2013

CREMA DE CALABACÍN «A MI ESTILO»


Las cremas nos gustan mucho, son rápidas de hacer, sabrosas y sanas ¿Qué más podemos pedir?  Y más después de estos días de fiestas, ahora necesitamos comer un poco más sano de lo normal.


Dependiendo de cómo presentemos esta receta, la podremos servir como algo muy sofisticado (un plato de celebración) o un plato de diario. En cualquier caso está buenísima, os invito a qué la hagáis. 


Ingredientes: 
  • 2 calabacines.
  • 1 puerro. 
  • ½ cebolla.
  • 1 vaso y ½ de leche desnatada. 
  • 3 quesitos.
  • 2 filetes de jamón serrano (de Teruel).
  • Sal y Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
  • Nuez moscada.
  • Cebolla frita (por ejemplo, del Mercadona)
Preparación: 


En primer lugar pelamos los calabacines, y los troceamos. Lavamos bien el puerro, se corta a rodajitas, y picamos la cebolla (no es necesario que se haga muy pequeña).
En una olla se echan unas 2 cucharadas de AOVE, y cuando esté caliente el aceite se añade el calabacín y el resto de las verduras, salándolas para que suelte un poquito de su agua. Sofreímos todas ellas juntas durante unos 10 minutos, teniendo cuidado de que no se nos peguen en el fondo.
Pasado este tiempo, añadimos la leche, tapamos y bajamos el fuego para que cueza todo muy lentamente. Cuando hayan pasado unos 20 minutos añadimos los quesitos y dejamos que cueza otros 5 minutos todo junto.
Trituramos la mezcla, para ello podemos utilizar o una batidora de mano o una batidora americana, en cualquier caso iremos echando poco a poco el caldo para controlar la consistencia de la crema. (Con estas cantidades yo dejo todo el caldo).
Una vez triturada la crema, la volvemos a poner al fuego para que vuelva a dar un hervor. Esto favorece dos cosas, en primer lugar evita que pueda haber algún germen al batir y en segundo lugar incrementará el brillo de la crema. Debemos controlar que no se pegue al fondo ya que no podemos olvidar que lleva queso. Así que recomiendo poner fuego muy suave y dar vuelta a menudo.
Preparamos un crujiente de jamón en el microondas. Se pone el jamón sobre papel absorbente en un plato. Introducir el plato en el microondas durante 30 segundos. Con ese tiempo suele ser suficiente, si no es así introducir 10 segundos más controlando la textura del jamón.
Servimos en un tazón, con un poquito de nuez moscada recién molida, cebolla frita en el centro y un crujiente de jamón. Buenísima¡¡¡

Recomendaciones:

1.   Esta crema al llevar leche no congela especialmente bien, es mejor hacerla cuando vamos a consumirla. Si se quiere congelar, en la elaboración se debe sustituir la leche por medio vaso de agua. Al triturar quedara muy espesa. El día que se va a consumir poner al fuego a calentar y se le añade la leche y los quesitos.

2.   Si nos gusta la piel del calabacín se puede dejar, en este caso en vez de prácticamente blanca, quedará verde pero igualmente sabrosa.

martes, 1 de enero de 2013

MUSLOS DE POLLO RELLENOS DE FOIE, CIRUELAS Y MANZANAS



Lo primero de todo ¡¡¡ Feliz año 2013 !!! amig@s bloguer@s cociner@s.

El pollo es una de las carnes más versátiles, te permite hacer desde el plato más sencillo al más sofisticado y sin grandes incrementos de precio.

Es un plato muy sencillo, laborioso eso no se puede negar, pero se pueden preparar los muslos con antelación y tenerlos en el congelador, listos para ser asados y preparar la salsa. La primera vez que los prepare fue para una festividad de Reyes, y al decir que había pollo para comer me miraron un poco extrañados, pero al final la receta triunfó.

Espero que os guste y probadla. ah... casi se me olvida que es mi aportación para el Recetario Mañoso de este mes, «Enseñanos la Navidad», cuya anfitrona es María José del blog «Hecho en casa» y su tutora Sefa del blog «El buen Yantar de Sefa»

Ingredientes:
  • 4 muslos grandes de pollo deshuesados con piel.
  • ½ foie fresco.
  • 8 ciruelas secas.
  • 2 manzanas reinetas.
  • 150 ml caldo de pollo casero.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Romero y tomillo.
  • 100 ml de Vino blanco.
  • 100 ml de Coñac o Brandy.
  • 100 ml de Pedro Ximénez u otro vino dulce oloroso.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
  
Preparación:

En primer lugar se pone a calentar el horno por arriba y por abajo a 250º.

Mientras se precalienta el horno, y una vez que los muslos están deshuesados (mejor si lo hacen en la pollería), se salpimientan con sal y abundante pimienta (ésta a ser posible recién molida). Dentro de cada muslo pondremos una rodaja de foie fresco (sobre un centímetro y medio), dos gajos de manzana (pelada y sin corazón) y dos ciruelas secas sin hueso.


Se cierra cada uno de los muslos (a ser posible en una de las mallas que te facilitarán en la propia pollería y si no se brida con un hilo especial para cocinar) y se colocan en una fuente de horno con papel sulfurizado en el fondo para evitar que se pegue el asado.

Se introduce el asado en el horno que bajaremos a 200º, sin añadir nada de aceite porque el foie soltará grasa y si no quedaría muy grasiento. Si a lo largo del proceso viéramos que es necesario se podría añadir un poquito de aceite de oliva pero es muy improbable.

Cuando lleve en el horno el asado unos 25 minutos se le da la vuelta al pollo, y es el momento de añadir el caldo (reservando un poquito), junto con los licores mezclados con las hierbas aromáticas. Se le echa por encima y se deja el asado unos 30 minutos más, si veis que va muy deprisa bajar el horno a 180 º.

Pasada una hora u hora y cuarto el asado estará listo (tiene que estar muy doradito), se dejará enfriar levemente, y se quitará la malla o la brida de los muslos, se escaloparán. En este caso los serví sin guarnición, pero quedan estupendos con una compota de manzana o unas patatas panadera, e incluso tan solo con unas cebollas francesas caramelizadas.

Y sólo queda disfrutar.

Recomendaciones: 

1. Para que el foie no se deshaga al cortarlo debe de estar muy frio, y el cuchillo mojado en agua fría.
2. Para meter el muslo en la malla, se coloca la malla en un vaso de agua grande, luego se introduce el muslo en el vaso, se cierra la malla con la parte baja del vaso y se gira. El muslo va cayendo poco a poco en la malla. Cuando este dentro completamente se cierra el otro lado. Quedan perfectos y es muy sencillo.
3. El caldo de pollo es interesante que solo sea de pollo y verduras para que sea ligero y sin grasa. Este plato tiene suficiente con la grasa del foie.
4. Pueden prepararse varios muslos y tenerlos en el congelador para ser asados en el momento que necesitemos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...