miércoles, 28 de noviembre de 2012

MUFFINS CLÁSICOS DE CHOCOLATE


Cuando iba navegando por la red y vi la propuesta de La Cocina de Tesa de presentar una receta de comida americana, ya fuera dulce o salada, enseguida pensé en unos muffins de chocolate, ¿qué mejor manera que homenajear a Tesa en su aniversario? así que con esta receta participo en el concurso de La Cocina de Tesa.

Así que me fuí directa al libro de Magdalenas de Xavier Barriga, que le estoy sacando un rendimiento bárbaro porque todas sus recetas salen bien.
En el mismo explica claramente la diferencia entre una magdalena y un muffins, en primer lugar, la grasa utilizada es diferente, aceite en una y mantequilla en los otros, y nos dice que estos últimos son más consistentes y airosos que nuestras magdalena.
En cualquier caso estaban buenísimos, y son muy sencillos de hacer.
Ingredientes (para unos 15 muffins):

·         190 gramos de mantequilla en punto pomada.
·         190 gramos de azúcar moreno.
·         100 gramos de yemas (5 yemas aproximadamente).
·         150 gramos de claras (5 claras aproximadamente).
·         160 gramos de chocolate de cobertura.
·         90 gramos de harina blanca.
·         5 gramos de levadura química.
·         7 gramos de sal

Preparación:

En primer lugar, precalentamos el horno a 240 grados por arriba y por abajo, puesto que la masa de los muffins no debe de reposar antes de hornear.
En un bol introducimos el chocolate en el microondas, y lo deshacemos, en tandas de medio minuto para evitar que se queme.
En otro bol mezclamos la mantequilla en punto pomada (la sacaremos unas horas antes de la nevera) con el azúcar moreno hasta obtener una pasta cremosa. Y añadiremos a la mezcla, el chocolate fundido y las yemas de huevo, y mezclaremos bien.
Las claras que tendremos en otro bol, las esponjaremos, de tal manera que cuanto más esponjosas estén más aire daremos a nuestro muffins.
Cuando las tengamos, las añadiremos con cuidado a la mezcla de yemas anterior, envolviéndolas con una espátula para evitar que se baje el aire que hemos aportado.
En un recipiente aparte mezclamos la harina, con la levadura y la sal. Añadimos esta mezcla a la pasta anterior. En mi caso la tamice (pase por un colador) para evitar grumos, y la mezcle con la misma espátula y con movimientos envolventes.
Rellenamos los moldes (venden especiales de muffins, aunque yo los hice en los de magdalenas), y horneamos finalmente a 210 grados durante unos 16 o 17 minutos, con cuidado de que no se quemen por la parte superior. 
 

Recomendaciones:

1. Cuidado con el horno, es muy fácil que se quemen por arriba, si veis que se ponen un poco oscuros bajar unos grados el horno, o cubrir con papel de aluminio.
2. Las claras las podéis incluso montar a punto de nieve.
3. En la foto a Xavier Barriga le quedan con un poquito de copete, pero los tradicionales salen planos. A mí, ya veis un poquito puntiagudos.
4. El chocolate se quema enseguida, así que podéis hacerlo al baño María.

lunes, 26 de noviembre de 2012

SOLDADITOS DE PAVÍA


El bacalao es mi pescado favorito, sobre todo si está conservado en sal, así que cuando vimos que en el Reto de Alia este mes había una propuesta con este pescado, no dudamos, esa sería nuestra elección.

Leí la receta y la deje en pendientes, compre el bacalao y lo dejamos en la nevera, poco a poco se iba acercando la fecha de publicar y no teníamos la receta preparada, así que fue esta semana cuando lo pusimos a remojo.

Mi mayor sorpresa es que la receta la prepara mi madre en casa de siempre, y para mí es bacalao rebozado, por lo que fue una sorpresa el nombre pero pensaba que solo era una manera de llamarlo, pero la sorpresa ha ido a más cuando después de tener la receta preparada he empezado a ver muchas con este mismo nombre. Que no era una manera de llamarlo, que es que la receta se llama de esta peculiar manera.

Bueno, es una receta que viene fenomenal para un aperitivo, o como un segundo plato.

Ingredientes:

  • 300 gramos de bacalao (sin piel ni espinas).
  • 3 cucharadas de harina.
  • Dos ajos.
  • Perejil.
  • Agua filtrada o mineral.
  • Una pizca de sal.
  • Una cucharadita de levadura química.
  • Unas hebras de azafrán.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).


Preparación:

Lo primero de todo desalar el bacalao, es fundamental hacerlo bien. Para ello, lavamos el bacalao debajo del agua y quitamos la sal que lleva pegada, colocamos en un bol y cubrimos con agua del tiempo. Meteremos a la nevera e iremos cambiándole el agua al bacalao tres veces al día durante dos días.
Al estar en la nevera que tiene una temperatura constante se desala siempre a la misma velocidad.

Una vez bien desalado (probaremos un trocito antes de ponernos a cocinarlo), cortaremos en bocaditos el bacalao (sin piel ni espinas) y lo colocamos en papel de cocina y escurriremos para que salga todo el agua.

En un bol colocamos la harina con una pizca de sal, el ajo muy picadito y el perejil también muy picado, mezclamos, y vamos añadiendo agua poco a poco, hasta que quede una pasta cremosa, sin grumos, es el momento de añadir el azafrán, y la levadura. Volveremos a mezclar bien la masa. Su textura debe de ser similar a unas natillas.

Echamos los trocitos de bacalao en la masa, y los envolvemos con la misma.

Colocamos en una sartén abundante AOVE y ponemos un ajo entero, cuando el mismo este hecho lo sacamos del aceite. Vamos echando los trocitos de bacalao poco a poco para que no baje mucho la temperatura del aceite y le vamos dando vueltas.

Sacamos el bacalao a una fuente con papel absorbente. El acompañamiento perfecto es el ajoaceite. Queda de vicio.


Recomendaciones:

1. Secar bien el bacalao para que el  mismo no tenga nada de agua cuando lo vayamos a freír.
2. Si el bacalao está un poco salado cuando lo vayáis a hacer, colocadlo bajo el grifo de agua tibia, y dejadlo unos minutos así.
3. En casa se le pone azafrán, pero no tiene porque ponérsele, se puede quitar si no os gusta el sabor.

martes, 20 de noviembre de 2012

MIS PRIMERAS GALLETAS DECORADAS Y CON LAS ZARPAS EN LA MASA




Las galletas decoradas me parecían monísimas, pero no me atrevía a hacerlas en casa así sin más, entonces vi en las Recetas de MJ un video que grabó con Paula de «Con las Zarpas en la Masa», y lo mejor es que ella estaba en mi ciudad. Así que en cuanto vi que se podía hacer un curso en Zaragoza me apunte, y allí que me fuí. Me lo pasé fenomenal, y ella se porto bien no, lo siguiente, nos ayudo mucho y lo mejor de todo es que una vez que ves como se hace es más sencillo animarte a hacerlas tu en casa. Y por cierto nos trajo unos cupcake de calabaza que estaban que perdías el sentido.
Este post no tiene receta, que va, solamente os voy a enseñar mis primeras galletas decoradas que hice solita, y es que estoy tan orgullosa de ellas. Si lo sé, se pueden mejorar, y mucho pero oye me salieron que no es poco.
La receta lo mejor es que la veáis en el blog de Paula, y si podéis os recomiendo que hagáis un curso, que os encantará, aún quedan plazas libres en alguno de los que va a hacer los próximos días.



Bueno ahí va otra foto y animaros que no es tan difícil como parece, y es muy divertido, sobre todo aquellos que tengáis niños (o un sobrino como nosotros), seguro de disfrutan mucho, mucho.

lunes, 19 de noviembre de 2012

TARTA DE QUESO CON BASE DE GALLETAS


El otro día teníamos una cena informal en casa pero me apetecía preparar un postre pero lo quería hacer el día de antes por aquello de que «mujer prevenida vale por dos». Bueno pues me puse a buscar la receta de mi tarta favorita de queso y … oh Dios mío la he perdido. Menos mal que la había repartido entre mis compañeras de trabajo y me la enviaron rápido, rápido.

Veis como no es mentira aquello de que pierdo las recetas y las necesito tener todas juntas.

Esta receta es muy, muy fácil, y de verdad que sale espectacular. Nos la comimos con una mermelada de moras caseras pero… no nos dio tiempo a tirar la foto, así que imaginarosla cubierta de mermelada por encima, una delicia.

Ingredientes:

  • 15 galletas Chiliquin o tipo Digestive.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • 270 gramos de queso de untar.
  • 250 gramos de leche condensada.
  • 3 huevos.
  • 1 pizca de sal.

Preparación:

Necesitaremos un molde como de unos 20 centímetros de diámetro, para que quede la tarta bastante alta. Si es desmontable mejor pero sino no pasa nada forrar el molde con un papel de horno humedecido el molde y saldrá sin ningún problema.

Lo primero precintar el horno, por arriba y por abajo, a 180 grados.

En segundo lugar hay que triturar las galletas, si tenéis un robot de cocina perfecto y sino se mete en una bolsa de plástico las galletas y se machacan con un rodillo. Una vez que las tengamos trituradas se mezclan con la mantequilla (previamente semederritida en el microondas) y hacemos una masa compacta que pondremos en la base de nuestro molde y meteremos a la nevera para que se enfrie.

En tercer lugar, cogeremos los huevos y separaremos las yemas y las claras. En el bol en el ponemos las yemas, añadiremos la leche condensada y el queso de untar, y batiremos con unas varillas hasta que la mezcla quede muy suave.

Montaremos las claras a punto de nieve con la pizca de sal.

Añadiremos a la crema preparada, poco a poco las claras a punto de nieve, con movimientos envolventes, para que no se bajen.

Nos quedará una crema muy suave, que vertemos sobre la base de galletas, e introducimos al horno durante unos 25 o 30 minutos. Comprobaremos que esta hecha con un palillo, y dejaremos dentro del horno 5 minutos más. Sacamos y dejamos enfriar.

Recomendaciones:


1. El queso de untar se puede sustituir por Mascarpone, también sale muy rica.
2. No os olvidéis de meter la base de galletas a la nevera, sino está compacta echaréis la base y se subirán las galletas arriba.
3. Comprobad bien si está hecha o no la tarta, aunque en el centro este un poquito tierna no pasa nada, luego se compacta.
4. Esta tarta está mejor de un día para otro, cuando la vayáis a servir, se saca de la nevera un ratito antes.

viernes, 16 de noviembre de 2012

PAN DE SODA O SODA BRADE






Este mes el reto de Bake the World era elaborar un pan de soda, un pan irlandés, del que por supuesto yo no había oído hablar nunca. Uno de los ingredientes que lleva es el buttermilk o suero de mantequilla, que en realidad es un suero de leche.

Sabía que se puede hacer en casa pero leí que en supermercados como en el Lidl había, y allí me fui, bueno pues no hubo manera de encontrarlo, por lo que al final lo hice casero y el resultado nos ha gustado muchísimo.
Es un pan muy sencillo de hacer, lo más importante es la rapidez, si ya sé que suena un poco raro pero me voy a explicar. Como es un pan que no lleva levadura sino que fermenta al reaccionar el bicarbonato sódico con la acidez del buttermilk, y por ello no podemos dejar reposar la masa, tan sólo mezclar bien, dar forma, hacer los cortes y al horno.
La receta después de mucho mirar que más me convenció fue la de Directo al Paladar, así que gracias por ilustrarla tan bien con esas fotos que me guiaron perfectamente para hacer mi propio pan.
Ingredientes:
·         155 gramos de harina de trigo.
·         155 gramos de harina de trigo integral.
·         ½ cucharadita de bicarbonato sódico.
·         ½ cucharadita de sal.
·         255 mililitros de buttermilk.
Ingredientes para hacer buttermilk casero:
·         250 mililitros de leche.
·         1 cucharada de zumo de limón.
Preparación:
Lo primero de todo es preparar el buttermilk, que es tan sencillo como poner la leche y echarle una cucharada de zumo de limón, y dejarla reposar 15 minutos, el limón cortara la leche y ya estará preparada.
Mientras esperamos que pase ese tiempo, precalentamos el horno a 200 grados.
Pasados esos 15 minutos, en un bol ponemos los dos tipos de harina, la sal y el bicarbonato sódico, y añadimos de golpe el buttermilk, revolvemos bien con una cuchara hasta que esté todo bien integrado. Vertemos sobre la encimera enharinada y damos forma redonda.
Colocamos sobre una bandeja de horno enharinada, cortamos en forma de cruz, e introducimos en el horno. En el mío estuvo 35 minutos a 200 grados.
Recomendaciones:
1 Pueden utilizarse diferentes harinas, incluso harina integral al 100%.
2. Es un pan que combina de maravilla con la mantequilla, para desayunar me pareció un lujo.
3. Al hacer la mezcla le podéis añadir pasas e incluso frutos secos, estará igualmente muy rico.
4. La cruz que sea bastante profunda eso le da esa forma tan característica.

martes, 13 de noviembre de 2012

EMPANADILLAS DE SETAS Y GAMBAS



Este mes el blog la Recepta del 15 nos invitaba a preparar una receta con setas, y es que no hay mejor momento que este para disfrutar de un producto tan bueno y natural como las setas. Lo mejor de todo pasar un día entre amigos o familia recogiéndolas, sin embargo, he de confesar que está vez y para esta receta he tirado de despensa. Este verano compre varias clases de setas deshidratas cuando estuvimos en el Pirineo aragonés, y acordándome de ellas y el clásico revuelto de setas y gambas me aventure a hacer está receta.
Buenísima, y la masa de las empanadillas, fácil y rica. Los ingredientes que os doy son como para unas 11 o 12 empanadillas.

Ingredientes (para la masa):

·         150 gramos de harina de trigo.
·         2/3 de vaso de agua (200 mililitros).
·         3 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
·         25 gramos de mantequilla.
·         1 pizca de sal.
·         1 huevo mediano.

Ingredientes (para el relleno):

·         12 langostinos o gambas grandes.
·         1 huevo cocido.
·         1 puerro (parte blanca).
·         1 pimiento verde pequeño.
·         100 gramos de setas frescas (o un puñadito de deshidratas).
·         4 cucharadas de nata para cocinar.
·         3 cucharadas de tomate rallado.
·         Sal.
·         AOVE.
·         1 huevo.

 

 

Preparación:

Lo primero de todo es hacer la masa porque tiene que reposar. De todas las que hay, que son muchas, elegí la receta del libro 1080 Recetas de Cocina de Simone Ortega, un clásico que no puede faltar en nuestra estantería. Como era mucha cantidad la dividí a la mitad.
Ponemos a calentar en un cazo el agua, la mantequilla, el AOVE y la sal, y cuando comience a hervir retiramos y echamos de golpe la harina, damos vueltas hasta que se haga una masa compacta y dejamos enfriar un par de minutos, ese es el momento de añadir el huevo y mezclar bien.
Echamos la masa sobre la encimera, espolvoreamos con harina y amasamos un par de minutos. Hacemos una bola y dejamos reposar en un bol tapada con un paño, al menos media hora.
Mientras hacemos el sofrito, ponemos en una sartén unas tres cucharadas soperas de AOVE, y añadimos el puerro y el pimiento muy picado. Vamos sofriendo muy suavemente la verdura, y en cuanto este añadimos las setas.(Si son deshidratas como estas las habremos puesto un par de horas antes en agua caliente para que se hidraten).
Como las setas eran pequeñitas no las corte, pero si son más grandes cortarlas chiquititas. Se sofríen muy poquito, añadimos las gambas o langostinos cortados a trocitos, unas vueltas y la nata y el tomate, y dejamos que se haga todo junto unos 2 o 3 minutos.
Se vierte en un plato y se deja reposar.
Extendemos la masa con un rodillo, en mi caso entre dos papeles de horno, se cortan unos círculos de unos 10 centímetros de diámetro, rellenar, cerrar, y a la bandeja antiadherente.
Precalentamos el horno a 180 grados.
Una vez que estén todas rellenas y cerradas, pincelamos con el huevo batido, metemos al horno, y tenemos unos 15 minutos, hasta que estén doraditas (dependerá del grosor de las empanadillas y de vuestro horno). Sacamos y dejamos enfriar un poco antes de servirlas.

Recomendaciones:

1. Recién hechas están muy buenas, pero también de un día para otro.
2. Se cierran muy bien con los dedos, sin necesidad de usar el tenedor, si lo utilizáis para cerrarlas untarlo en aceite para que os resbale bien la masa.
3. La masa tenéis que dejarla reposar, al menos media hora, con ello perderá lo que se llama en cocina «la correa», es decir, la tendencia a encoger que tiene la masa.
4. Está misma masa se puede utilizar para hacer una empanada, sale muy rica, con cierto sabor a pan.
5. El grosor de las empanadillas lo marcáis vosotros, como la masa está muy rica no os importe dejarla gordita. En cualquier caso, venden masas muy logradas tanto para freír como para hornear y salen muy buenas también.
 

domingo, 11 de noviembre de 2012

BIZCOCHO DE YOGUR Y QUESO CREMA



A las personas que nos gusta cocinar, sabéis que de repente nos surge la necesidad de hacer algo y eso me pasó a mí el otro día. Decidí que quería hacer un bizcocho, y pensé en hacer el bizcocho clásico de yogur.

Sin embargo, como era un bizcocho que me iba a llevar al trabajo  y tan solo tenía un yogur no nos iba a llegar ni para un diente, tenía que ser doble. Así que como en el trabajo les encanta la tarta de queso y el bizcocho de mascarpone, pensé ¿y si le añado un poco de queso crema que tengo abandonado en la nevera???? ¿Qué tal quedará?

Dicho y hecho, y no solo no salió malo sino que el resultado mereció la pena. Sin embargo, me lo lleve al trabajo y se me olvido tirar la foto, por lo que no podía colgar la receta. Había que repetirla, y este fin de semana la volví a hacer, incluso creo que la mejoré un poco, un poco más de azúcar, un poco más de levadura, ….y salió todavía más rico.


Aprovecho la ocasión para agradecerle a Antonio, de la Marmita de Antonio, el premio que nos ha otorgado por nuestro Arroz de Costilla Ibérica, nos ha hecho muchísima ilusión, gracias.

Bueno que me enrollo, vamos a la receta.


Ingredientes:


·  125 gramos de yogur natural (si puede ser tipo griego azucarado mejor).
·  125 gramos de queso cremoso.
·  250 gramos de mantequilla (si no sustituir por aceite de girasol).
·  250 gramos de harina (tamizada).
·  280 gramos de azúcar.
·  5 huevos.
·  1 sobre y ½ de levadura química.
·  1 pizca de sal.
·  Extracto de almendras amargas (opcional), unas gotitas.




Preparación:


En un bol se echan los huevos, y se baten con el azúcar hasta que doblen su volumen y blanqueen.







A continuación añadir el queso y batir enérgicamente porque debe quedar bien disuelto.





Añadiremos la mantequilla a temperatura ambiente (yo la calenté un poquito en el microondas).






Añadiremos el yogur griego y seguiremos batiendo a velocidad media.






Cuando la mezcla anterior este muy homogénea, tamizaremos la harina junto con la levadura y la pizca de sal. 





Mezclaremos con una lengua hasta que se integre muy bien. Opcionalmente, añadimos unas gotitas de extracto de almendra amarga.


Se vierte la mezcla en un molde (previamente untado de mantequilla y harina sino es de silicona) y lo introducimos en el horno que tendremos precalentado a 250.º






Cuando lo metamos lo bajamos a 170º sólo por abajo, lo tendremos 15 minutos y cambiaremos el horno a por arriba y por abajo durante 25 o 30 minutos más. Comprobaremos si está hecho pinchando con un palillo (en mi caso fue con un cuchillo, y se nota la marca, pero…) Y terminado. Dejar enfriar antes de desmoldar y a comer.



Recomendaciones:

1. Tanto la mantequilla como los huevos y el queso crema es mejor que estén del tiempo, a temperatura ambiente, el resultado será mejor. Si están muy fríos, calentar los huevos con la mano antes de batir, y el queso crema y la mantequilla meterlos al micro unos segundos.
2. El azúcar se puede sustituir por azúcar glass, pero a mí me gusta más con azúcar blanco normal e incluso con azúcar moreno.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

SALCHICHAS ASADAS A LA CERVEZA CON GUARNICIÓN TRADICIONAL


Este mes en el Recetario Mañoso, nos invitaba a través de su anfitrona Alba del Blog «Quiero ser super famosa» y de su mentora Wiwith del Blog «Cuchiflitos» a preparar una receta con cerveza. Para ello ha hecho un post con muchísima información sobre este producto, que nos ha enseñado muchas cosas que desconocíamos sobre el mismo. Y por supuesto, nosotros también hemos utilizado cerveza Ambar, de nuestra tierra.


Es una receta muy sencilla, que a nosotros nos gusta preparar algún que otro domingo para comer, principalmente porque se hace prácticamente sola, lo único a tener en cuenta controlar los tiempos de cocción para que no se pase.
Ingredientes (2 personas):
·         8 salchichas (pollo o ternera al gusto).
·         1 patata grande.
·         2 cebollas de Fuentes.
·         1 cerveza AMBAR.
·         Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE).
·         Sal.
·         Pimienta.
Preparación:
Precalentamos el horno a 210 grados.
En una fuente amplia y apta para el horno, colocamos en primer lugar las dos cebollas cortadas en juliana (tiritas finas). Parece mucha cantidad pero luego se queda en nada al menguar. Se echa un poquito de sal y unas dos cucharadas de AOVE. Introducimos en el horno caliente, y dejamos que vaya haciéndose unos 15 minutos. Debemos estar pendiente del horno para que la cebolla no se queme.
Mientras pelamos la patata, y la cortamos en rodajas de medio centímetro, colocamos sobre la cebolla pasados esos 15 minutos, echamos un poquito de sal y pimienta sobre ella e introducimos al horno otros 10 o 15 minutos hasta que comience a coger un poquito de color.

Es el momento de añadir las salchichas, que es muy importante que previamente las hayamos pinchado con un palillo por todas las partes, sino al meterlas al horno se nos reventarán. Las colocamos con cuidado sobre las patatas, y vertemos la mitad de la cerveza sobre la patata y la cebolla, sin echar por encima de las salchichas, porque queremos que se asen no que se cuezas.

Introducimos en el horno y dejamos que se hagan hasta que estén muy doraditas por este lado, unos 15 o 20 minutos (depende de cada horno) y les daremos la vuelta, y nuevamente añadiremos la cerveza que nos falta sobre la patata y la cebolla. Dejaremos que se haga hasta que el otro lado de las salchichas estén hechos, unos 10 minutos y LISTO PARA COMER.

El sabor de la cerveza combina de miedo con la patata y las salchichas, y al tener alcohol hace que la grasa de las mismas se funda mucho mejor. Están buenísimas y gustan a todos, mayores y niños.

Recomendaciones:

1. Controlar, controlar y controlar el horno, los tiempos son orientativos y cada horno es más o menos rápido dependiendo del modelo y la antigüedad del mismo. Y las salchichas se pueden abrasar en un momentito.
2. Comprad siempre las salchichas en un sitio de confianza, eso os garantizará la calidad de las mismas.
3. Se puede hacer con una cerveza negra, en ese caso al final queda un sabor en boca un poco picante pero muy agradable.
4. En vez de salchichas con unas alitas de pollo también queda buenísimo el asado.

5. Es un plato que no debe reposar en el horno, sino las patatas absorberan todo el caldo, y quedará un poquito seco. Terminar y a la mesa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...